jueves, 3 de enero de 2013

Cumpleaños feliz, querido profe




Anoche vi una película que me tuvo en vilo hasta el final. Bueno, hasta justo antes del final. Una en la que el malo no se redime, los buenos lo pasan muy mal y de verdad te tiene con el corazón en un puño. Además, cuando se salvan no sucede por arte de magia, lo que es de agradecer.

Sin embargo no puedo hablaros de Toy Story 3 porque resulta que hoy es el cumple de JRR Tolkien; más conocido en los últimos años por la aberración cinematográfica que PJ Jackon perpetró contra El señor de los anillos que por la novela. En fin. Y no, no voy a emprenderla contra las películas, que tengo recientitas porque las he visto durante las fiestas, hoy toca darle caña al propio Tolkien. Aquí hay para todos.

Tolkien, en su profundo maniqueísmo, se permite el lujo de crear un malo fuente de todo mal en el que cebarse. Porque sin conflicto no hay novela. Que no es que yo se lo reproche. A mí deme usted un buen villano y yo besaré el suelo sobre el que pisa, pero no me haga trampas.

Dice el Silmarillion en sus primeras páginas que Iluvatar creo a los Ainur utilizando para cada uno de ellos una parte de sí mismo. Melkor es un Ainur, luego Melkor está creado con una parte de Iluvatar, luego no sería tan bueno el Dios de Tolkien.

Como este Dios, llamémosle con su nombre común que es más cortito: Eru; como Eru era un dios muy metafórico y delicado, no da órdenes a sus ángeles, sino que les propone un tema y les pide que lo interpreten  cada uno según lo entiende y usando de las muchas virtudes que les ha conferido. Queda claro que a Melkor le da más poder que a los demás (lo dice). Los ángeles se ponen a tocar y les sale la cosa niquelada. Peeeeeeeeeeero, Melkor, dotado con más capacidad que los otros, además de hecho a base del reverso tenebroso de Eru, trata de hacer que su parte de la melodía suene más alta. Eso crea una discordancia, Tolkien dixit.

Eru se levanta, sonríe, cambia el tema y el asunto se repite. Hasta tres veces. La última ya muy mosqueado porque, además de desobediente civil, su angelito debía de tener cierto carisma: algunos ángeles se desaniman y otros siguen los acordes nuevos. Pero bueno, Eru es Eru, pega un puñetazo en su divina mesa y suelta aquello de que mientras estés en mi casa tocarás lo que yo te mande. De paso aprovecha para avergonzar a Melkor. Fruto de esta vergüenza surge el rencor.

A partir de ahí la cosa se tuerce. Que si quiero dominar la tierra, que si creo a Ungoliant y me cargo los arbolitos de Valinor, que si te torturo unos elfos y creo unos orcos…

Pero ¿Se tuerce realmente la cosa? Vamos a ver, a Eru le gustaban rubios, andróginos y de piel blanca como la niebla. Crea a los elfos y a los hombres y los manda a poblar la tierra. Y eso es bueno porque él dice que es bueno. Crea a Melkor, un tipo muy poderoso, hecho de su misma esencia, con capacidad para el librepensamiento, con urgencia creadora y, en lugar de explicarle en qué se equivoca o por qué se equivoca –en realidad ni siquiera comete errores, se limita a actuar según su naturaleza, una naturaleza que comparte con su padre-, le ridiculiza e intenta aplastarle.

Iluvatar se equivoca igualito que se equivoca dios al Crear a Lucifer. Pero no, los fans de Tolkien, los fans del bien y los fans de Dios no pueden admitir nada de esto. Dios no puede equivocarse. Y mucho menos dos veces: la primera en la creación y la segunda en no destruir su creación. Por eso nos inventamos el libre albedrío y justificamos así cosas absurdas como que el propio Eru no coja el anillo de poder, lo estruje a base de bien y castigue a su hijo a cavar agujeros hobbit hasta que reflexione en lo que ha hecho.

Pasemos ahora al asunto de la tortura. Los orcos son, según esas primeras páginas del Silmarillion, las peores criaturas creadas. Pues no lo tengo yo muy claro. Y no porque me caigan fatal los Sacovilla Bolsón, que también, sino porque los orcos solo son malos por comparación: se les representa tontorrones, malvados, oscuros, sucios y bajitos. En contraposición a los elfos, de quienes “descienden”. Pero ¿Qué es la tortura? ¿Es tortura la enseñanza de nuevos principios? ¿Y si Melkor no los hubiera sometido a tormento físico estilo inquisitorial sino que les hubiera mostrado, como el que no quiere la cosa, la hipocresía de Dios, que ha creado algo casi tan perfecto como él mismo y luego no lo ha dejado prosperar.

¿Por qué los pueblos que obedecen los designios de Dios son los pueblos libres mientras que los que siguen los designios de Melkor son una panda de gentuza oscura, sometida y etc? ¿No son ambos bandos iguales?

No, no se trata de que Melkor sea un santurrón, sino de los motivos que se nos ofrecen para justificar su supuesta maldad. A mí no me parecen suficientes. Es verdad que atar al señor aquel para que contemplara sus atrocidades (los crímenes de guerra no dejan de ser crímenes por ser de guerra) no parece muy de buena gente; pero es que su propio padre había azuzado a su cohorte de HERMANOS contra él, había condenado su creación primera y solo porque Melkor, al contrario que todos los demás, había rehusado someterse.

Que nadie intente convenceros de lo contrario: a Eru le salió el tiro por la culata y no estuvo a la altura…

9 comentarios:

  1. He de confesar que descubrí a Tolkien hace muy poco tiempo. Quiero decir su obra literaria, ya que la obra cinematográfica sobre la misma nunca terminó de engancharme. También he de confesar que tenía ciertos prejuicios infundados sobre la literatura fantástica...hasta que leí los pasajes iniciales de El hobitt. Entonces todo se fundió en negro y descubrí que tras el envoltorio de personajes, quizá grotescos, tan imaginativos...se escondía la verdadera esencia del mundo que conocemos como real. Magnífico. Un ejemplo a seguir

    ResponderEliminar
  2. Yo estoy releyendo el hobbit y no te creas, no te creas... Pero el hombre tiene muchos, muchos méritos.

    ResponderEliminar
  3. A mi me parece una maravilla. Pero claro, algunos decían de mi -cuando era escritor- que vivía pegado a una descripción... jajajajaja Me pirran, me gusta regodearme en mi mismo. Que le voy a hacer. Uno más de mis defectos.

    ResponderEliminar
  4. :)

    Pero el Hobbit no tiene mucha descripción. Tengo una entrada dedicada, pero el motivo por el que no lo estoy disfrutando demasiado es contaminación adulta ^^ Creo que es más para niños que para adultos y debo de estar perdiendo mi muchedad...

    ResponderEliminar
  5. Entonces es que todavía soy un niño...o que quizá me he redescubierto como niño. Tal vez incluso aún tenga salvación mi alma inmortal... jajajaja Esto de leer Drácula y admirar cada día más a Van Helsing me está empezando a afectar...

    ResponderEliminar
  6. Pero si recuerdas, los Altos Elfos, y el amigo Fëanor en concreto, tampoco es que tengan grandes razones para la que montaron. Un diamante brillante tampoco da para tanto. Me parece que plantea perfectamente el conflicto de la convivencia, sea entre la raza que sea. No imaginas la alegría que me da recordar nombres y todo.
    Manu

    ResponderEliminar
  7. De hecho esto urge antes. Los Ainur, los valar, entran en GUERRA contra Melkor...

    Pero vamos, no: lo de los elfos no tiene desperdicio...

    Ay, Manu, ahora ya no hacen freaks como los de antes XD

    ResponderEliminar
  8. Y mi pregunta es: Por qué Jackson elije como elfos a las personas menos agraciadas a las que tiene que teñir de rubio platino? Me saca de quicio... :-( Comprendo tu reflexión Alicia... Pero en toda su esencia. El señor de los anillos es majestuoso y hablo desde mi más completa admiración por el libro. Hace mucho que no los leo, a lo mejor va siendo hora de despegarme de la imagen de las pelis (que me gustan también a pesar de todo). Nueva Zelanda es mi gran obsesión y cada vez que veo las adaptaciones cinematográficas mi cabeza se transporta a las tierras de la larga nube blanca. Qué miedo me das para mi entrada del lunes :-( No seas muy mala conmigo. Un beso wapa!

    ResponderEliminar
  9. No soy mala... Es que me han dibujado así.

    Ayer, paseando por Madrí, vi las fotos promocionales de El Hobbit con un Thorin Escudo de Roble sacado del catálogo de Mango y unos Fili y Kili para enseñarles costumbres humanas en modo horizontal (o vertical o diagonal).

    Porque si no hay pibones en una película no vende, supongo...

    En fins.

    ResponderEliminar

Gracias por participar!!