lunes, 26 de noviembre de 2012

Cómo no escribir una novela





¡Buenos días!

Sandra Newman y Howard Mittlemark han escrito este librito de autoayuda para escritores no publicados. Me permito añadir, en los tiempos que corren, que nos va muy bien a los autoeditados.

A nadie le gusta que le digan en qué mete la pata hasta el infinito cuando escribe. Algunos lo agradecemos, pero nuestro agradecimiento no significa placer. Al contrario, cuando publicas algo, lo que sea, lo haces con la idea de que está terminado y que es bueno. Al menos tan bueno como para publicarlo. Así que cuando alguien, supongámosle la buena fe, llega y te dice que tu personaje no se sostiene, que la trama está cogida con pinzas, que tu estilo es más bien inexistente y que has colocado como cinco anacronismos por página, pues el alma se te cae al suelo.

Seguro que nadie, ni una sola de las personas que lea esta entrada de blog, comete todos esos errores a la vez. Aún así, yo me he sorprendido cometiendo algunos de ellos. Es bueno revisar la propia obra como si fuera de otro. Lo que no es, es fácil. No es fácil coger tus páginas, llenas de tus párrafos y decirte: Ali, nena, este detective de gabardina arrugada es igualito que el ama de casa a la que se está beneficiando. Háztelo mirar. Porque además usas un argot sacado del Halcón Maltés que para mí que va a estar obsoleto.

Vamos, que los exámenes de conciencia literaria llevan lo suyo. La buena noticia es que Cómo no escribir una novela te dice en clave de humor de qué manera detectar tus errores y, sobre todo, no te da fórmulas mágicas para escribir la novela del siglo. Este libro hace que te salten las alarmas acerca de cosillas que no te habías planteado  que considerabas masterizadísimas.

Os inserto aquí un fragmento. Como como compré el libro en inglés, la traducción es mía, así que pido disculpas a los puristas del inglés y a los autores por los errores y libertades que quizá haya y que me he tomado, respectivamente. 

Es posible que cuelgue más fragmentos a medida que me pille cometiendo errores in fraganti. Y ahora me voy a estudiar un poco de vida en el campo. Seguid leyendo y sabréis por qué...


Menganito de Tal
Donde los vacíos de investigación del autor se hacen evidentes.


El arquitecto admiró el modo en que se había construido el edificio; Parecía una iglesia antigua, todo de piedra y con arcos curvados.

El físico escudriñó a través del microscopio. Esa clase de átomo era tipo muy escurridizo.

- ¡Pero tengo un ejército a mi disposición! –Recordó de repente el presidente. Como tenía a Congreso al teléfono, le ordenó que declarase la guerra.

Si vas a crear un personaje que deba tener conocimientos específicos que tú no tienes, especialmente si se trata de un personaje cuya característica clave es la posesión de esos conocimientos, deberías hacer lo necesario para no meter la pata al respecto. Cada profesión tiene su propia jerga y usa nombres determinados para los objetos o las situaciones propias del día a día de dicha profesión. Cuando tu personaje se encuentre en una de esas situaciones, debería expresarse en sus propios términos, no en los tuyos.

Es probable que tu arquitecto paisajista cite el nombre exacto de lo que sea que está plantando y no que se refiera a ello como “unas bonitas plantas”. Tu forense quizá describa “un hígado ligeramente inflamado que muestra una necrosis incipiente” cuando abra un cadáver; en lugar de “órganos enfermos”.

Esto no quiere decir que debas estudiar biología para escribir acerca de un biólogo, pero, por favor, cuando tu biólogo hable acerca de la investigación que está realizando, que no se refiera a su objeto de estudio como “un germen asqueroso”. Suele ser una buena idea que un autor sepa más de lo que muestra así que, aunque leer revistas de divulgación o la Wikipedia es un buen comienzo, no te hará daño hacerte con una lectura un poco más especializada. De hecho, quizá eso te de una idea más atinada de qué estás hablando.

Quizá jamás llegues a comprender como funciona una reacción en cadena de una polimerasa, pero sabrás lo suficiente como para que uno de tus personajes no se beba un vaso de reacción en cadena de polimerasa para curarse la rabia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar!!