viernes, 27 de julio de 2012

El Exilio de Amun Sar


Cuando una novela hace que te pares en un pasillo del metro a las ocho de la mañana...




Juan González Mesa, Bizarro y CalaveraDiablo 



Me tiraron un poco de las orejas el otro día. Con razón, la verdad. Estoy últimamente de un vago que me doy pavor. Fue Juan González Mesa, que me dijo que a ver qué era eso de llevar su libro a medias si tiene 80 páginas, hombreporfavornometoqueslosbotones.

A mí me pone de los nervios que me reconvengan. Además, el libro lo gané en justa lid en un concurso de su página de Facebú, o sea, que no pagué el pastizal que cuesta (0.99€), así que todo el divertimento me ha salido gratis. Como, por otra parte, yo en lo gratis creo lo justo, me parece buena cosa corresponder la generosidad de los autores con un comentario del todo altruista.

(Nada que ver con el hecho de que las ilustraciones de relatos de Poe que CalaveraDiablo muestra en su blog me hagan salivar y no se me ocurra manera humana de pedírselas para mi futura adaptación de la obra del susodicho: Poe pa chonis).



O sea, que enciende una la tablet y espera un relato de terror del siglo XXI, todo innovación, todo diferente, todo fresco… lo que se contaba en las reseñas y comentarios en las redes.  Una lee las primeras páginas y ¿se encuentra todo eso? Pues así, de primeras, no. Así, de primeras, lo que una se encuentra es un lenguaje sutil, poético, melancólico y sigue leyendo porque, leche, es que debajo de todo eso palpita algo que no se sabe muy bien qué es. Algo inquietante, algo como un olor animal…

Son muy pocas páginas, cierto, pero tras el primer puñado ya te vas dando cuenta de por qué al señor Amun Sar le han invitado a abandonar Tebas. Muy buena gente no es. Y digo que te vas dando cuenta porque eso es exactamente lo que pasa. El lector va de la mano del narrador, que a su vez es protagonista de la historia.  Y pocas veces me ha pasado que la cosa esté tan bien hilada que las emociones de ese prota se me traspasen como por ensalmo.

Debo decir que el susodicho narrador es un campesino reconvertido en soldado del antiguo Egipto y yo una mujer de 38 años del Madrí moderno… Vamos, que así por principio la identificación no era demasiado plausible…

Tiene esta novela un par de características que yo valoro por encima de otras. A saber, la acción no es trepidante, los acontecimientos suceden como con cuentagotas, y eso crea un ambiente agobiante, una tensión creciente que no te permite dejar de leer. Hoy, el título de la entrada lo dice, me he parado en un pasillo del metro a las ocho de la mañana. Quizá por eso la novela se encuentra, en Amazon, en la categoría de terror…

La otra cosa que me gusta mucho es el lenguaje. Hay que saber lo que se hace para usar las palabras que Juan González usa y conseguir esa atmósfera de opresión, de neblina, de calor sofocante… y mucha capacidad evocadora. Se trata de palabras cortas, de un lenguaje muy directo, sin grandes florituras ni descripciones eternas que sin embargo te deja bien claro dónde estás y cuándo estás. Un tono muy bien conseguido. Plas, plas, plas. La multitud enfervorecida, etc.

Y luego está el hecho de que, por muy terrorífica que sea la novela, también habla de honor, de amistad, de principios, del alma humana… Y tiene un punto erótico importante que todavía no sé si está velado o es explícito…

¿Y por qué mi opinión acerca de El exilio de Amun Sar y no de Batman? Pues porque merece la pena y es más barato. Me lo he estado pensando, no creáis que no. Detesto con toda la capacidad de mi alma el peloteo entre autores. Pero es que esta novela me ha gustado. De hecho la voy a releer esta noche porque hay algunos pasajes que me gustaría haber escrito. Y porque me ha parecido ver tres anacronismos que ahora pienso que quizá no lo sean.

Y cuando un final pone en perspectiva toda la obra sin descabalarla, cuando te obliga a darle una vuelta porque puede que te hayas perdido algo… En fin, eso merece una recomendación.

También hay alguna cosa que no me ha hecho mucha gracia. Yo habría preferido un poco más de profundidad en los personajes femeninos, pero es posible que eso me lo de Juanito en otra obra. Porque pienso leer más, claro. No voy a quedarme aquí.

Vosotros podéis empezar cuándo queráis...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por participar!!