lunes, 4 de junio de 2012

Iván Hernández I . El trabajo Duro






llevaba un tiempo pensando que no me gustan mucho las entrevistas entre autores, que me dan un mal rollo así, onanista, que me dejan mal cuerpo. Y entonces me encontré con una serie de preguntas que quería hacerle a Iván, el chico de la foto, que resulta que es autor. Y con un poco de sal me hice un guiso estupendo de prejuicios, ideas preconcebidas y me lo comí. Justo después, en plena promo de "El futuro no tiene aliados 1 -  La protegida Wittman", las escribí todas en un documento de word, le propuse contestarlas y aquí estamos. Con tan buena suerte que esta es sólo la primer parte. Mañana vendrá la segunda. Y os aseguro que me corté a la hora de preguntar.

¿Por qué Iván Hernández? Pues podría escribir un buen puñado de líneas que hablaran de eso de lo que habla todo el mundo: de lo mucho que emocionan sus novelas, de lo fácil que resulta engancharse a sus personajes, de lo cercanas que parecen sus situaciones aunque para amarte te lleve A Marte… Pero yo soy una mujer fría, ya lo sabéis. Así que quiero saber lo que Iván me cuenta de todas esas cosas que no son su obra… exactamente.


Soy de las que piensa que uno critica de los demás lo que ve de sí mismo que no le gusta y admira de ellos lo que cree que le falta. La teoría del espejo, vaya. No voy a llamarme Alicia por nada.


Yo admiro y envidio dos cosas de Iván: la disciplina, el trabajo duro, la creatividad y la capacidad para conectar con los lectores. Vale, son cuatro. Y de esas cuatro quiero hablar con él. No para hacerle la pelota, sino para ver si se me pega algo.


- Buenas tardes, Iván (ahora es por la tarde, ya nos dirás a qué hora contestas).

Buenas tardes, son las 15:40 en este infierno de ciudad soleada que es Madrid.

- Soy seguidora de tu blog, por eso sé que todo lo que digo ahí arriba es cierto. Ahora vienen las preguntas, así que coge teclado y yema de dedo y ponte serio: Dices en el origen de Busco Aliados que cuando decidisteis ir a por vuestro segundo bebé, tú, aprovechando que el Pisuerga pasa por mi pueblo, dijiste: “Ah, pues de paso me dedico a la literatura… como forma de vida.” Y también dices que de momento no vives de ello. La pregunta es obligada: ¿A qué te dedicas? ¿Cuántas horas libres te deja ese otro trabajo?

Primero, muchas gracias por ser seguidora del blog. Mira que eres rara.

Segundo, me cuesta bastante hablar de este tema. Sinceramente, hace una temporada hubo un punto y aparte en mi vida y prefiero no volver a ella. Ahora soy simplemente escritor. He convertido mi vida en mi obra, y viceversa. Si fracaso es como si muriera, si triunfo (=vivir humildemente pero con adsl) es como si viviera eternamente.

Pero te daré más detalles: según un diploma que tengo por ahí metido en un maletín negro soy ingeniero técnico de telecomunicaciones. También soy ingeniero de pruebas de sistema software, diseñador web y algunas cosas más. Pero eso es como lo de Superman, que todo el mundo piensa que es periodista y en realidad es Superman. Pues yo igual, pero donde pone Superman cámbialo por escritor autoeditado y donde pone periodista cámbialo por informático.


En realidad el tiempo que dedico a mi pequeña obra y a todo lo que tiene alrededor está limitado por el resto de responsabilidades y necesidades domésticas, familiares, sociales y corporales. Así que, en realidad no tengo demasiado tiempo para trabajar en ella. ¿Un par de horas diarias? ¿Tres? Trabajo rápido, cada vez más. El resto lo dedico a la promoción y a hacer el tonto, no sé en qué orden; a veces los confundo.

- Así que compaginas una familia de mujer y dos peques con un empleo a tiempo completo y aún así encuentras cómo escribir novelas… ¿Eres como Da Vinci, que dormía un cuarto de hora cada cuatro o esto pasa factura? ¿No hay veces que te preguntas si queda algo de ti? Yo, por ejemplo, tras una jornada de diez horas fuera de casa, me enfrento a la pantalla del ordenador como Frodo al Monte del Destino…

Da Vinci no tenía Facebook. Es normal que quisiera hacer cosas útiles. Y no, no me parezco en nada a él. Aunque tengo algún personaje que podría estar perfectamente inspirado en su persona. Duermo más que él, pero tampoco me gusta demasiado. Me acuesto con cosas en la cabeza, me despierto en medio de la noche con otras cosas y en cuanto creo que es una hora prudencial para despertarse, lo hago. Dormir está sobrevalorado.

Eso sí, creo que soy un escritor al que le gusta controlar todo lo que hace con respecto a su obra. Quizás sea porque soy un poco asocial o un neurótico. Ese control supone tener que estar muchas horas intentando aprender y mejorar no sólo como escritor (que ya me llevaría más de media vida), sino a la imagen que quiero ofrecer de mi producto, que me lleva la otra media.

¿Pasa factura? Por supuesto. Acabas loco y no se lo recomiendo a nadie. Lo digo en serio. Es estresante y deprimente ver cómo el esfuerzo diario no es siempre recompensado como uno espera. Por eso felicito a los vagos del mundo y los envidio por poder ser así. Son más felices que nadie.



- Y por si fuera poco, autoeditado… ¿Por qué? Y no vale un corta-pega de tu blog ¿En serio es para llegar sin trabas al lector o es que las editoriales te dieron con la puerta en las narices?

Hay un poco de todo. Para empezar, como casi todos los escritores, después de escribir un libro lo que haces es preparar una curradísima propuesta editorial a la que sólo le falta el jamón, y la envías personalizada a mil y un lugares donde crees que puede encajar tu obra. Lo haces con toda la ilusión del mundo, te preparas una tabla Excel donde poner todas las editoriales, agentes, etc… allí donde has mandado tus “hijos de papel”, tus obras. Y ya, sólo queda esperar respuesta. Esperas, y esperas, y esperas más… y nada, recibes alguna diciendo que no, alguna que ni responde y otras que te dicen que no pero que tienen unos estupendos y económicos servicios de edición. Y luego están las editoriales que directamente te quieren publicar el libro pero pagándolo tú.

Entonces pensé en vender mis libros y acudí a Bubok, Lulu, pero no me gustaban del todo por diversos motivos. Bubok no ofrecía siempre una calidad excelente en los acabados de algunos de sus libros, aunque al final mediante quejas terminaban haciendo caso. En aquel momento, lo digital lo vendían en .pdf y el .ePub estaba de pruebas, así que por ese lado tampoco me llamaba la atención. De Lulu no conocía demasiado pero al principio era todo americano, si mal no recuerdo y ni siquiera la imprenta estaba en España y los costes eran superiores. Luego vi la posibilidad de vender mis libros en SmashWords, Amazon USA, etc… todo en digital, pero el latazo del 30% de impuestos y tener que recaudar 100$ para ganar algo en Amazon me hacían esperar… y desesperar.

Hasta que… apareció Amazon España (había puesto muchas velas ya a los santos Gates y Jobs para que se hiciera real mi sueño), y fui feliz.

¿Por qué? Porque adoro la manera de trabajar que tiene Amazon:

-       Para el escritor: la facilidad para subir tus trabajos, la portada, los consejos que te dan, la página de autor… El escaparate mundial que es Amazon resulta apetecible para cualquier autoeditado como yo. Además, en Amazon España no te quitan el 30% como en USA si eres extranjero. Otro punto a su favor: pagan de manera puntual y son bastante claritos y legales en todos los aspectos. Su atención al cliente, sobresaliente.
-       Para el lector: ninguna página ofrece la facilidad de compra que da Amazon a sus usuarios. Un clic y el libro es tuyo. Un clic. No hay que volver a rellenar datos, ni tarjetas ni datos adicionales. Un clic. Cinco segundos después el ebook estará en tu kindle. Además, puedes comprar desde el propio kindle, así que mucho más fácil todavía.

Muchos escritores se quejan de que Amazon sólo gana y que somos nosotros los que trabajamos. No es así, Amazon trabaja muchísimo para que eso que parece “obvio” como es un clic para comprar, suceda. Si no, que se lo digan a Fnac, Corte Inglés, Casa del Libro, etc… que envidian esa forma de funcionar y de hecho, los e-readers de algunas de estas empresas son clones imperfectos del kindle.



Hay otra queja que dice que los eBooks de Amazon se pueden leer sólo en Kindle. No es cierto, porque mis libros NO tienen DRM (protección anticopia), así que cualquiera puede transformarlos a e-Pub sin problema con una sencilla explicación que doy en mi web, y leerlo en cualquier e-reader del mercado.


- Espero que no te haya ofendido la pregunta anterior (hacer una entrevista sin lenguaje no verbal y sin fluidez tiene sus pegas, amados seguidores de mi blog y de Iván- que digo yo que alguno habrá llegado hasta aquí-). En realidad lo preguntaba porque la autoedición suma una carga de trabajo importante a la de escritor, padre, marido y trabajador por cuenta ajena: la promoción… ¿Es más difícil escribir o darse a conocer?

Lo más difícil es no morir en el intento. Escribir es lo más relajante. Corregir es lo más tedioso. Promocionarte es un infierno, aunque agradable si ves que vendes un libro. Pero yo no soy ningún best-seller… Ahora que lo pienso, ¿por qué me estás haciendo esta entrevista a mí? Hay muchos escritores autoeditados que venden mucho más… Dices que me admiras por varios motivos, pero, ¿te has planteado si esos motivos por los que me admiras sirven de algo? Yo, después de mi experiencia no sabría bien qué responder. Aunque, claro está, no sé hacerlo de otra manera. Se suele decir que el esfuerzo siempre tiene su recompensa. Creo que es una frase demasiado optimista y no estoy de acuerdo para nada. Para empezar habría que definir esfuerzo y luego recompensa. Porque a lo mejor para uno el esfuerzo es inspirar y la recompensa es, simplemente, espirar. Pero si uno espera una recompensa muy grande, a lo mejor por mucho que se esfuerce no consiga ni un tercio de sus sueños. Por eso darse a conocer es un poco infernal. Cualquier autoeditado lo sabe tan bien como yo.

- En alguna ocasión te he dicho que eres mi ídolo: literatura, diseño gráfico, un blog, un puñado de novelas, presencia constante en las redes, cercanía, humildad, generosidad ¡Y hasta haces tus booktrailers! Todo esto tiene que llevar detrás una tarea de organización, previsión e ingesta de complejos vitamínicos digna de una batalla épica. Confiesa ¿estás tu solo en esto o es que tus niños ya teclean?


Así contado parece agotador, pero hay trabajos más duros (futbolista, colaborador de Intereconomía, parado…). Ahora en serio, yo concibo mi obra como un todo. Para mí la Colección Buscoaliados es MI OBRA. Por eso considero que estoy todavía creándola. Vale, voy lanzando novelas, pero eso es fácil, te pones a escribir lo que tienes en apuntes y anotaciones, y listo, cada día 1.000 – 2.000 palabras. Para mí es lo más fácil (aviso: eso no significa que lo haga bien). Después, me voy dando cuenta de mis torpezas con el paso de los meses cuando al repasar aprendes a escribir un poquito mejor. El tema es que escribir es una cosa, emocionar otra, y escribir bien y emocionar hasta lo más profundo otra muy distinta. Yo creo que estoy a medio camino.

A la vez que escribo imagino la portada y, como todo, puedo cambiarla a posteriori si creo que merece ser mejorada.

El blog lo diseño de una manera un poco particular gracias a algunos conceptos que tengo de CSS, HTML, JavaScript… pero no me complico demasiado la vida, si puedo tirar de plantillas, widgets, etc... lo hago y lo adapto. Quiero que sea bonita pero sobre todo funcional, y ahí me han servido opiniones de todo tipo para conseguirlo, incluida la tuya.

El tema de los booktrailers es sobre todo con el último libro. Su realización es en sí una historia fascinante (al menos para mí). Realicé un casting, se presentaron más de 100 candidatas, conocí a Minerva nada más verla y la fiché para el proyecto (después de hacer una preselección de 7 candidatas que pasaron por una prueba de vídeo). Pero así quedaron de bien los trailers, gracias a su talento. Yo era el torpe del “plató”.

Sobre la cercanía, generosidad y humildad, te diré algo. Soy cercano porque poner barreras va contra mi proyecto. Humilde no creo que sea, al menos no con mi obra, la vendo como si fuera la mejor del mundo (aunque luego el público pueda cerrarme la boca que para eso paga). Generoso…, depende, me gusta ayudar a los que están empezando y si puedo hacer que se salten algunos problemas iniciales por los que todos hemos pasado, mucho mejor. Mi competencia al fin y al cabo no creo que sean otros escritores, sino más bien los medios de comunicación, las propias redes sociales, todo lo que quite tiempo de lectura a los posibles lectores. Pero contra eso, ¿cómo luchar si soy el primero que me paso media vida en Internet?

Si crees que estaba mucho en las redes, te aviso que ahora viene mi presencia de verdad.

Y no, no estoy totalmente solo. Tengo un par de buenas amigas que me corrigen los libros antes de publicarlos. No son correctoras profesionales pero me encuentran muchos errores. Hacen la segunda lectura y me dicen si les ha gustado, y adjuntan un documento con mil fallos. Luego en posteriores lecturas encuentro otros tantos más, según lo largo que sea el libro. Sobre diseño de portadas suelo hacerlo yo todo, siempre me ha gustado el dibujo (no soy profesional pero me defiendo). Para promoción cuento con ayuda de la Generación Kindle, de los Clubes de Lectura de Facebook, de Foros y de todo aquel que comparta lo que digo o hago.

________________________________________________________________________

Y hasta aquí las respuestas de hoy.

Ahora ya sabéis por qué decía lo del trabajo duro. 

Dos o tres horas al día cuando uno no sabe si la recompensa por el esfuerzo merece la pena, o si habrá recompensa. A mí me parece un ejemplo. Seguro que un buen puñado de nosotros trabaja tanto como Iván, pero ¿Qué queréis? a él le luce :)

Y mañana hablamos de contenidos, de lo que escribe Iván y no sólo del cómo o el por qué. Así que muy atentos al paso de procesos a contenidos.

Aunque antes de eso, aquí tenéis los enlaces a la obra de este hombre: divertida, sencilla, emotiva y única:

“El futuro no tiene aliados 1 – La protegida Wittman” en Amazon España: 




Página oficial: www.buscoaliados.com



Twitter: @buscoaliados

6 comentarios:

  1. Un entrevistador muy bien elegido y una entrevista muy entretenida, esperaré a ver como continúa. Un bico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Elena!
      Mañana te veré por aquí entonces :)

      Eliminar
  2. Muy buena entrevista hasta ahora. Yo estoy en una situación similar a la de Iván, y he llegado a la conclusión de que debo prescindir de dar publicidad por la red, no es eso lo que quiero para mí, yo quiero escribir sin estar pendiente constantemente de las ventas. Tengo dos novelas en Amazon, y me da la sensación de que la gente no compra mucho por Internet, en el sentido de que debe ser uno mismo quien vaya buscando sus lectores casi uno a uno, un gran esfuerzo. Preguntaría a Iván que qué opina de la co-edicción, es decir, asociarse con unos profesionales para que hagan la mayor parte del trabajo que más desagrada al escritor. Es molesto tener que poner dinero, aparte de todas las horas de esfuerzo que uno emplea en su obra. Soy reacio a ello, pero creo que en el fondo es porque muchas editoriales me rechazaron y siento que no están de mi parte. Quizá, si confiásemos en que las editoriales harán un buen trabajo, no nos importaría invertir en la mitad de una pequeña tirada. Ya no es por dinero. Se necesitan aliados que crean en el trabajo de uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandro. Gracias por la parte que me toca como entrevistado jeje.

      Yo no quiero coediciones porque no creo que una editorial se mueva tanto como yo por mi obra, por el simple motivo de que tienen más libros que promocionar. Creo que sí sería bueno poder tener dinero para correctores, portadistas, etc, pero como no lo tengo... voy aprendiendo poco a poco. Si tropiezo, me levanto, y si alguien me ayuda a levantarme, después de darle las gracias, le vendo un libro ;-)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Fantástico, estupenda la entrevista, casi, casi, os siento delante, tanto entrevistadora como entrevistado habeis conseguido algo ameno, desenfadado y entretenido, en cuanto a Iván, admiro tu trabajo y lo que de tí enseñas, para mí, sigue así y llegarás a comerte el Mundo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Mari Carmen.
      Mañana más, pero no mejor... porque es imposible :)

      No, en serio. Mañana más y al menos tan bueno. Gracias mil por lo que me toca!

      Un saludo!

      Eliminar

Gracias por participar!!