lunes, 23 de abril de 2012

No compres hoy un libro




El Grinch.

Me cae bien el Grinch. Es verde, tiene cierta mala leche… Un buen tipo. Me cansa un poco, es verdad. Igual que me cansan las manifestaciones anti San Valentín, anti Navidad, etc.

Hoy es el día del libro.

Ejem… ¿Yuju? ¿En serio? ¿Yupi?

A lo mejor hoy hay alguna entrevista en alguna cadena de televisión en la que el reportero pregunte a un transeúnte: ¿Y usted no le regala un libro a nadie? Entonces el transeúnte contestará que no, que él prefiere ver la repetición del clásico mientras se toma una cerveza con su señora. Claro, que a ese transeúnte no se le aplaudirá.

Aunque de esto ya hablé ayer, creo.

Bien, pues a lo que nos ocupa: Hay que comprar un libro hoy. Lo dicen todos los muros de Facebook, todas las entradas de blog, todos los periódicos y todas las televisiones. De El Corte Inglés no se habla en este caso –el 14 de febrero sí-.

Hoy no se celebran la cultura, ni la literatura, ni nada parecido. Hoy los vendedores de libros se remangan las camisas y/o se ponen de tiros largos y salen a vender su producto. El resto del año lo hacen igual pero sin tiros largos: venden, venden, venden todo lo que pueden. Y nosotros compramos lo que podemos. O no.

¿Y no os cansa esto? La compra obligatoria porque acumular cosas parece ser sinónimo de acumular felicidad, la compra obligatoria de cosas porque la acumulación de cosas parece ser sinónimo de mayor valor como personas… ¿no os agota?

Hoy venía fantaseando en el metro. El año que viene ganaría un premio literario importante. Con la alegría debida mi primer problema imaginario ha sido qué me pondría para recibirlo. Y he decidido que si mi amiga Rosy se casó con sus Dr. Martens blancas yo puedo recibir un premio millonario vestida de mí misma: un vestido sencillo, zapatos planos y camiseta con chaleco. Mi novio me acompañará de punta el blanco y todos creerán que el premio es para él. Él es así.

El esfuerzo de hoy es por la cultura. De acuerdo, hagamos todos un esfuerzo REAL por la cultura. Que todos los que tienen libros a la venta los regalen hoy. Un libro por persona. Y celebramos el día del libro, y difundimos la lectura. Todos: los pequeños y más que nadie los grandes.

¿No es una celebración? ¿No es una fiesta? ¡Hagamos regalos!

Cierto: se me puede acusar de tirar la piedra y esconder la mano. Yo no tengo ningún libro a la venta. No pasa nada, está casi terminado, lo colgaré en Amazon de aquí al verano y me comprometo a regalar un ejemplar a todo el que haga un comentario en este post o a quien me mande un correo y lo solicite. No se trata de dar publicidad a algo que a fin de cuentas no existe aún, sino de mostrar mi compromiso con una idea: la idea de que hay cosas, casi todas, con las que no se debería comerciar.

Compramos comida y eso ya es bastante malo, pagamos durante toda una vida por un techo que nos cobije y eso, a poco que se le da una vuelta, resulta aterrador. Pagamos por el agua. Pagamos por todo. Y hoy vienen a decirme lectores y escritores que también tengo que pagar, y que tengo que hacerlo hoy más que ningún día, por una de las cosas de las que puedo disfrutar gratis si me meto en una biblioteca.

No, señoras y señores. Yo no voy a comprar un libro hoy. Hoy me voy a hacer socia de la biblioteca de mi barrio. Y os ruego a todos que hagáis lo mismo.

Cansada, muy cansada, de que algunos de los que se quejan de la prostitución del amor en Febrero, de la paternidad en Marzo, de la maternidad en Mayo y de la Navidad en Diciembre no se echen las manos a la cabeza ante la prostitución de la cultura en Abril.

5 comentarios:

  1. I agree!

    Si siempre llevo lo mismo....camisa, corbata, chaleco, reloj de bolsillo....clasicón....

    ResponderEliminar
  2. Yo he comprado un libro, me confieso, no se puede comprar en las librerías, lo compré por internet, parte de él lo ha escrito un conocido y quiero que me lo firme, sin duda compraría el tuyo, y mañana compraré flores para una amiga. Pero este fin de semana he hecho meditación dinámica y he vivido una experiencia zen, mi vida es así, no ví el partido por que estaba hablando con gente que no conocía de nada de todo...Estoy aprendiendo, estoy viviendo y me siento bien...No creo en san Valentín pero si en las personas que hacen cosas que me gustan...Y hablando con mi chico decía...ha sido bonito el fin de semana pero faltaban unos ojos...los tuyos preciosa...que miras y nos das alegría...y todo esto nada tiene que ver con nada, sólo que te lo queríamos decir...jajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también intento aprender...

      Lo malo de lo que queda escrito es que es inamovible por mucho que las personas fluctuemos.

      Al final lo que cuenta es... ¡Yo que sé! Sentirse bien, creo.

      Muchas ganas de que me lo cuentes todo, moza :)

      Eliminar
  3. Yo me he comprado hoy un champú de esos de caballo, que me ha mosqueado mucho porque pone que la fórmula se utiliza para dar lustre a las crines de los caballos pero también pone (así muy pequeño) que no se ha testado en animales Paradoja.
    Hoy los de Fnac están felices y contentos, yo veré el telediario para ver a los 4 escritores gafapasa de siempre hablar sobre lo mal que va la cultura equiparando esta a su cuenta corriente.
    Mientras vayas bien peinada Bru…. (y con bragas bonitas por si pasa algo)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, no se puede poner me gusta a los comments de blog...

      Eliminar

Gracias por participar!!