miércoles, 11 de agosto de 2010

Doña Sol, la maldición de las guapas

Letra de León y Valverde (Capricornio y acuario, respectivamente)
Musica de Manuel Quiroga (Acuario)

I

Fue doña Sol de Saavedra
dama de ilustre blasón,
sobre su escudo de piedra
campeaba un corazón.

La cortejaban todos
los caballeros
y el que más la quería
era un torero,
calé y hermoso,
que en la plaza de Ronda
se hizo famoso.

Y a su palacio sombrío
de la cale de Alcalá,
para vencer su desvío
el torero fué a cantar:

Estribillo

Doña Sol, lucero mío,
eres tú lo que más quiero.
Es muy pobre mi cuna
para tu señorío,
pero más que a mi virgen
de San Gil te venero.
Doña Sol, lucero mío,
tu querer me embrujó,
tu querer me ha "perdío",
y mi vida te he dado,
doña Sol, lucero mío.

Y hasta aquí el primer acto. Doña Sol vive en su casa de la Calle de Alcalá, ajena a los amores del torero. Ni los ha provocado, ni los ha alentado. Ella va a lo suyo, espantando moscones. Y llega este hombre, que ha triunfado en la plaza de Ronda, que además es gitano y que lo que le dice, de visillo para afuera es: ¡Eh!¡Moza! Que me has gustado mucho, que no tengo un duro y tú estás forrada y que además te voy a tratar como a una santa.

Ella no dice ni mú. Al fin y al cabo es una señorita bien que tiene dónde elegir, que posiblemente escoja a alguien con quien tenga algo más en común, de quien pueda esperar una mejora o al menos una consolidación patrimonial. Alguien que además la quiera aunque no vaya gritándolo por las calles. Alguien payo, casi seguro. Escogerá a quien le de la gana, que para eso es guapa y tiene apellidos y escudo de armas.

Pero es que a estas alturas el capricornio y el acuario ya nos han dicho, por boca de Concha Piquer, que el que más la quería era el torero. Y nos han enseñado que el amor es lo que importa y sólo con ese verso, ya se anticipa que Doña Sol va a ser una harpía.

Y comienza el segundo acto

II

Por su desdén frío y mudo,
dijo con ciega pasión:
-El corazón de tu escudo
es como tu corazón.
Y se puso su traje
de azul y oro,
y, buscando la muerte,
se fue "pa" el toro.
¡Brava faena!,
pues su sangre y su vida
dejó en la arena.

Y al conducirlo entre flores
por la calle de Alcalá,
como un gemido de amores
doña Sol creyó escuchar:

Doña Sol, lucero mío,
eres tú lo que más quiero.
Es muy pobre mi cuna
para tu señorío,
pero más que a mi virgen
de San Gil te venero.
Doña Sol, lucero mío,
tu querer me embrujó,
tu querer me ha "perdío",
y mi vida te he dado,
doña Sol, lucero mío.


Que el torero tenía resistencia cero a la frustración queda claro. Como cuando una mujer de esas estupendas le tira los tejos a un hombre no menos estupendo, él no le hace caso y ella suelta: “¡Ah! Será gay”. Y no, no es eso. Es que no le gustas. Y a Doña Sol el torero, plin. Pero claro, el torero es el personaje de los autores, y de la época, y es un hombre y es torero y es gitano. Y a ver quien le dice que no a un torero gitano en aquellos años… O en estos. Que los hombres son sagrados y los toreros más…

Pero es que la cosa no termina aquí. El torero, empecinado como el solo, comete un suicidio encubierto en plena plaza de toros madrileña. Se deduce que en Las Ventas, porque luego el cortejo fúnebre tiene la mala baba de pasar por la calle de Alcalá, bajo la ventana de Doña Sol, la que no tiene más corazón que la piedra que corona su escudo, que cree escuchar el plañido del torero.

Yo elijo pensar que Doña Sol decide no sentirse culpable por algo que ni le iba ni le venía. Elijo creer que Sol acaba de recibir una declaración de amor de un banquero, conocido de la familia Salamanca, de bonitos ojos oscuros y sonrisa sincera, recios valores castizos, al que conoce de hace tiempo, con el que será razonablemente feliz.

Elijo creer que el arrebato impulsivo, el capricho del torero, no le ha rozado ni la rodela de la falda.

Porque Doña Sol, guapa o fea, rica o pobre, merece ejercitar su derecho a escoger con quien quiere pasar su vida y de qué manera quiere vivirla.

4 comentarios:

  1. pero k muy bien decido!, la srta. tene! dcho. a casarse con kien la de la gana, y + siendo rica y aristocrata como era ella

    ResponderEliminar
  2. Para mi , el análisis debe ser contextualizado históricamente. Pues el papel de la mujer , no es el actual , y la clase aristocrática ni se mezclaba con otras como ahora , ejemplo marqués de Griñón o incluso nuestro actual rey. Pienso que es la historia de un despecho en grado superlativo. Los gitanos son tremendos , doy fé de ello , pasionales y dramáticos hasta límites estratosféricos. Me encanta esta canción , historia , pasión y vida-muerte. De pequeña y adolescente la escuchaba y por fin , hoy la encontré. Gracias es parte de mi.

    ResponderEliminar
  3. Para mi , el análisis debe ser contextualizado históricamente. Pues el papel de la mujer , no es el actual , y la clase aristocrática ni se mezclaba con otras como ahora , ejemplo marqués de Griñón o incluso nuestro actual rey. Pienso que es la historia de un despecho en grado superlativo. Los gitanos son tremendos , doy fé de ello , pasionales y dramáticos hasta límites estratosféricos. Me encanta esta canción , historia , pasión y vida-muerte. De pequeña y adolescente la escuchaba y por fin , hoy la encontré. Gracias es parte de mi.

    ResponderEliminar
  4. Para mi , el análisis debe ser contextualizado históricamente. Pues el papel de la mujer , no es el actual , y la clase aristocrática ni se mezclaba con otras como ahora , ejemplo marqués de Griñón o incluso nuestro actual rey. Pienso que es la historia de un despecho en grado superlativo. Los gitanos son tremendos , doy fé de ello , pasionales y dramáticos hasta límites estratosféricos. Me encanta esta canción , historia , pasión y vida-muerte. De pequeña y adolescente la escuchaba y por fin , hoy la encontré. Gracias es parte de mi.

    ResponderEliminar

Gracias por participar!!